Higiene: ¿cómo cuidar de las personas mayores?

Tal y como en cualquier etapa de la vida, la higiene durante la tercera edad es crucial para garantizar la sensación de confort, un buen estado de ánimo y de niveles equilibrados de autoestima, sin embargo, debido a que al llegar a este rango de edad todos estos hábitos poco a poco empiezan a hacerse parte de las tareas de los cuidadores, este objetivo pasa a convertirse en una especie de tarea en equipo para la que todos deben estar preparados.

El cuidado de personas mayores incluye tomarse muy en serio la higiene tanto de sus cuerpos, como la del entorno en el que se desenvuelven y para ello es indispensable acudir a una actitud cordial y cariñosa, que desde la confianza facilite al máximo esta interacción tan indispensable para asegurar la calidad de vida.

Los principales cuidados para el adulto mayor

  • Manos y pies: considerando que los pies soportan el peso del cuerpo y son muy importantes para la movilidad, se debe limpiar entre los dedos y secar bien, hidratarlos con cremas y controlar las durezas y callos; en cuanto a las manos, se debe hidratar bastante la piel luego del lavado y secado por la gran tendencia a la resequedad, de igual manera, limar uñas y mantenerlas en una longitud adecuada.
  • Higiene capilar: con el envejecimiento, el cabello se debilita, el cuero cabelludo se reseca y la alopecia aparece a la vuelta de la esquina, por lo tanto, además del lavado y peinado habitual, se precisan de productos especiales que ayuden a controlar dichos cambios.
  • Higiene bucal: la salud bucal en personas mayores incluye los cuidados para las prótesis dentales, vigilar muy de cerca las encías y visitas regulares al dentista para una respectiva orientación que contempla incluso, el tipo de alimentación.
  • El aspecto externo: tener acceso a prendas de vestir limpias y en buen estado, fragancias que le sean agradables para perfumarse y hasta complementos que ayuden a mejorar su estilo, todos estos son detalles que no deben pasarse por alto.

La higiene personal en la tercera edad

Se trata más que nada de proponer rutinas en las que se insista en lo necesario del lavado de manos, uso de pañuelos y hábitos higiénicos en general que aporten al bienestar de la persona, todo esto dependerá de las condiciones específicas del adulto mayor, pues si tiene alguna enfermedad incapacitante, será el cuidador quien establecerá hasta donde se puede llegar.

Puesto que más allá de pretender evitar malos olores, la intención es mantener la piel en buenas condiciones y por supuesto, la sensación de comodidad, el aseo siempre tendrá que ser parte del día a día, esto a pesar de que existan restricciones en la movilidad ya que, de ser así, la responsabilidad será de la persona a cargo.

 

Related posts:

Bookmark the permalink.

Comments are closed